Skip to main content

BENEFICIOS DE LA NATACIÓN EN EL PROCESO DE RECUPERACIÓN DE LESIONES O ENFERMEDADES

Natación y rehabilitación: cómo este deporte puede ser beneficioso para personas en proceso de recuperación de lesiones o enfermedades.

La natación es un deporte de bajo impacto que puede ser beneficioso para personas que están en proceso de rehabilitación después de una lesión o enfermedad. La flotabilidad del agua reduce el impacto en las articulaciones y los músculos, lo que permite a las personas realizar ejercicios que pueden ser demasiado dolorosos o difíciles en tierra firme. Además, el agua proporciona una resistencia natural que puede ayudar a fortalecer los músculos y mejorar la función cardiovascular.

La natación es especialmente útil para personas que están en proceso de rehabilitación después de lesiones en las rodillas, caderas, espalda y hombros. La natación puede ayudar a mejorar la movilidad y la flexibilidad de estas áreas, mientras que la resistencia del agua puede ayudar a fortalecer los músculos que rodean estas articulaciones. Además, la natación puede ser una buena forma de ejercitar los músculos del torso y de las piernas.

La natación también puede ser beneficiosa para personas que están en proceso de rehabilitación después de una enfermedad, como un derrame cerebral o un ataque al corazón. La natación puede ayudar a mejorar la función cardiovascular y respiratoria y puede ser especialmente útil para personas que tienen problemas de movilidad, ya que el agua reduce el peso del cuerpo y facilita el movimiento.

Pese a los múltiples beneficios, es importante tener en cuenta que la natación no es adecuada para todas las personas en proceso de rehabilitación. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios en el agua, es importante consultar con un médico o fisioterapeuta para asegurarse de que es seguro para su condición específica.